2.8.07

Durruti

Nunca me ha llamado la atención en exceso el tema de la Guerra Civil pero este verano he decidido saldar una cuenta que tenía pendiente desde hace dos o tres años, cuando el sambo se compró este libro sobre Durruti y me leyó el siguiente párrafo:

Una tarde fuimos a visitarle y lo encontramos en la cocina. Llevaba un delantal, fregaba los platos y preparaba la cena para su hijita Colette y su mujer. El amigo con quien había ido trató de bromear:
"Pero oye, Durruti, ésos son trabajos femeninos."
Durruti le contestó rudamente:
"Toma este ejemplo: cuando mi mujer va a trabajar yo limpio la casa, hago las camas y preparo la comida. Además baño a la niña y la visto. Si crees que un anarquista tiene que estar metido en un bar o un café mientras su mujer trabaja, quiere decir que no has comprendido nada."

El corto verano de la anarquía.
No es sólo una manera de ver la vida impactante para los años 30 del pasado siglo, sino que por desgracia, sigue estando vigente. Lo coherente, lo razonable...lo sencillo desafortunadamente por muy obvio que resulte, parece pasar desapercibido para much@s.

Etiquetas: ,

7 Comments:

Blogger Pushka said...

te encantará

12:40 p. m.  
Blogger Lía said...

Pushka, por ahora me tiene totalmente enganchada...las primeras 150 páginas cayeron del tirón ;P

1:40 p. m.  
Blogger maya said...

La coherencia y la razon desaparecen cuando se dan cuenta de que tienen que sacar adelante 2 trabajos (uno de ellos sin paga), y lo sencillo para algunos suele ser que el sexo "debil", se lleve el puesto.
Muy interesante sus ideas.

1:51 p. m.  
Blogger cybernekanekane said...

Ole,ole y ole. Muy buen párrafo sí señor. Anotaré el libro en mi lista de cosas pendientes.

1:01 p. m.  
Blogger Steloide said...

Me apunto el libro, y coincido contigo en que a veces encuentras frases de los 30 que echas de menos hoy por avanzadas.
Disfruta tu lectura, en éstos días tan "fresquitos" jejeje

10:41 p. m.  
Blogger Deluxe said...

Buenísimo, es que tienes un ojo clínico para elegír párrafos. Desde luego, ese hombre sí que era un adelantado a su tiempo porque, todavía hoy, lo que más predomina es la mentalidad del amigo.
A ver si para cuando pase agosto, que me quede más tranquila, quedamos una tarde y me cuentas de tu viaje.

10:54 a. m.  
Blogger Lía said...

Quedamos la tarde que quieras guapetona, a ver si nos ponemos al día ;)

12:19 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home