18.5.06

Kiri: meditaciones

Iba pensando el otro día que este es el segundo Kiri que hago en aproximadamente un año y en las tremendas diferencias entre uno y otro.
El primero lo incié en un arranque de locura debido a los cientos de miles de chales que veía en internet y que para mi asombro me tenían totalmente fascinada...jamás hubiera dicho que los chales calados fueran a llamar mi atención de esa manera. Así que sin tener mucha idea de dónde me metía monté los puntos, reinventé el incio del chal ya que no fuí capaz de entender las instrucciones y me pasé los siguientes quince días tejiendo con auténtico frenesí.
Ahora, doce meses después, me doy cuenta de todo lo que ha cambiado, por ejemplo:

  • a pesar de mi afición a las lanas estampadas reconozco que no suelen quedar bien en este tipo de chales, especialmente si son de colorines, acepto varios matices de un color en determinados casos, pero para apreciar los calados es infinitamente mejor utilizar un color liso

  • las agujas, por mucho que me juraran las amables dueñas de la tienda de lanas, 40 cm. de aguja dan para lo que dan: un mini-chal. Después de la frustración que me produjo el tamaño de mi primer chal quedé totalmente decidida a aprender a manejar las agujas circulares, como todas sabéis, los calados enganchan tanto como para eso...y aunque jamás lo hubiera dicho reconozco que ahora me gustan más las circulares que las agujas rectas

  • y por último y no menos importante están los gráficos...o sí! no entiendo cómo fui capaz de seguir las instrucciones línea a línea cuando es infinitamente más sencillo hacerlo con un gráfico, de hecho me da la sensación de que estoy tejiendo otro chal completamente diferente.
También tengo clarísimo que cada una tiene que ir evolucionando a su ritmo, que para todo llega el momento... o no. Que existen tantísimas formas de tejer como tejedoras y aunque a veces todas necesitamos un empujoncito para animarnos a dar un paso más (en mi caso Betty que me dió tantos sobre las circulares y los gráficos, gracias niña!), lo verdaderamente importante es disfrutar del proceso.

tejer, shawl

11 Comments:

Blogger betty said...

hala! ya has conseguido que me ponga colorada!

es que tu lo vales wapa! y cuando te decidas por los calcetines, no habrá quién te pare! aunque me estoy oliendo que vas a preferir hacerlo con dobles puntas.

abrazotes!

1:44 p. m.  
Blogger Gatuca Guapa said...

A mi también me tienen fascinada los chales, no me he atrevido con ninguno y leerte me está animando ¿el Kiri sería bueno para empezar?

1:55 p. m.  
Blogger Démonée said...

Estoy absolutamente de acuerdo en los tres puntos y sí, es verdad, muchas veces el proceso es lo más interesante, luego cuando la prenda está acabada no tiene tanta gracia...aunque de rabia perderla, jejeje

3:35 p. m.  
Blogger Lía said...

Betty, lo de las dobles puntas me tienta no digo que no, aunque pienso probar los dos métodos ;)
Gatuca, yo creo que el kiri es un buen proyecto para empezar con los calados...tanto Betty como yo nos iniciamos con este patrón.
Es más lanzarse y perder el miedo que otra cosa, en serio y el patrón es muy sencillito.
Désirée, perder los chales no entra en los planes de nadie aunque cuando lo ha hecho una da mucha más rabia.
Bsos!

4:56 p. m.  
Blogger liuia drusilla said...

Pozí, pozí, razón tienes en las tres cosas ^^.
Y aunque me miren como si fuera una hereje en la tienda de lanas, en casa y en casa de la familia política: ¡adoro las circulares!
Y qué decir de los gráficos. Todo un invento, sí señor.
Aunque, después de leer el post, me queda una duda: ¿cómo te las ingeniaste para terminar el primer kiri? Porque el inicio que te marcaste tiene miga ^^.

6:57 p. m.  
Blogger Lía said...

Pues Liuia, a pesar de todo salió bastante bien aunque enano! claro que ahora miro atrás y pienso, uy! cuánta energía desperdiciada, jeje.
Con las circulares me voy a ir un día a la tienda de lanas a hacerle una demostración a un par de señoras que me dijeron que eso era de "guiris" ;P

7:20 p. m.  
Blogger Silvia said...

De guiris! Qué bueno! La verdad es que tienes toda la razón!Cada pieza és única porque influyen las circunstancias, nuestro ánimo y por supuesto la experiencia que vamos adquiriendo! Si es que esto de tejer es fascinante leñe!

8:46 p. m.  
Blogger ammortus said...

Yo te apoyo en lo de que cada tejedor evoluciona a su ritmo, yo voy por mi tercer par de calcetines con agujas de doble punta...no tienes idea de cuanto miedo tenía, por supuesto la primera(nunca hice la pareja) quedó espantosa, el segundo par fue..mágico y ahora voy enganchada al tercero, pero los chales???...los adoro, pero ahora digo, aún no son para mí, aunque estoy segura que pronto iniciaré uno aunque sea sencillo...

11:18 p. m.  
Blogger Gaby said...

Lía,
gracias por los consejos:)
Todavía no tejí ningun chal, porque no he tenido tiempo!! Ahora mismo estoy con varias cosas empezadas; pero el Kiri lo tengo guardado hace mucho, para hacerlo. Y otro es el FBS.
que es guiris? Estoy tejiendo una bufanda con circulares y veo que no es tan dificil como parece :) y es ideal para tejer cuando viajo.

11:19 p. m.  
Blogger Lía said...

Ammortus, es todo cuestión de empezar, yo los calcetines todavía los tengo pendientes me parece lo más difícil ;)
Gaby, guiri es como se llaman aquí a los extranjeros, generalmente igleses y alemanes. Para estas señoras las circulares es algo raro algo que no se hace aquí, jeje si supieran!

8:24 a. m.  
Blogger Victoria said...

Estoy de acuerdo contigo. Aunque no haya tejido chales me he hartado de hacer calados en montones de jerseys de bebe y siempre con esquema (que es mil veces más fácil de seguir) y si no viene me hago yo el esquema en una libreta de cuadros. Tampoco creo que se vean con una madeja de varios colores (ay ay mis madejas de barcelana)

Cuando te pongas con los calcetines ya verás como te absorven y nunca dejarás de hacer. Estoy ansiosa por ver cuanto tiempo aguantas sin ponerte, jejeje

9:39 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home